El ayuntamiento de Valladolid quiere reactivar la Feria con un parque de innovación

El futuro de la Feria de Valladolid pasa por la creación de un polo de innovación en el recinto para dinamizar el espacio. Así de claro lo tiene el Ayuntamiento, que ya ha presentado una propuesta al Comité Ejecutivo de la institución. Se trata de dedicar parte de la superficie actual a actividades vinculadas a la innovación para dar a la Feria «un carácter más abierto y amplio».

Este nuevo enclave empresarial, en el centro de la ciudad, sería complementario con la actividad de ferias y congresos que se realiza ahora, que también se plantea reactiva en el plan municipal, que deberá ser ratificado por el Pleno de la institución ferial.
La propuesta del Ayuntamiento se basa en la difícil situación económica que pasa la Feria de Valladolid desde hace casi cinco años, que obligó a un plan de viabilidad, y que todavía provoca que la institución tenga una deuda viva de 6,5 millones de euros. Ahora el planteamiento contempla la desinversión, ya que todavía sigue necesitando aportaciones de los socios para su funcionamiento (825.000 euros en 2015), aunque consiguió cerrar el año pasado con superávit.

El Consistorio ya tiene avanzada esta idea e incluso ya está recogida en los criterios generales del nuevo PGOU. «Una pieza que habrá que relacionar con el Parque Científico de la UVa», se asegura en la propuesta pendiente de aprobación. En el texto también se asegura que podría el espacio podría albergar e el futuro muestras, reuniones, congresos, star-ups, espacios de co-working y lugares de investigación, pero también espacios residenciales y talleres vinculados a la innovación (residencias de investigadores, por ejemplo).
El nuevo polo, según la propuesta municipal, también estaría abierto a tratamientos nuevos de algunos servicios, donde podría tener acogida la Agencia municipal de Innovación (actualmente en Parque Alameda) o un espacio solicitado por la ciudad alemana de Hannover para trabajar conjuntamente con Valladolid en temas de movilidad eléctrica. «La idea de innovación implica presencia de Universidad, administraciones, instituciones europeas, determinadas empresas. Lo cual exige en la actualidad poner el énfasis en la ecología urbana, en el aprovechamiento de lo existente, gradualidad del proceso de transformación, mezcla de usos», explica el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia.

En el nuevo planeamiento se diseñan dos parcelas -dos sobre el aparcamiento en superficie y otra sobre uno de los pabellones- para habilitar este nuevo polo, que se gestionarían mediante concesión para colaborar al mantenimiento del recinto. En estos nuevos espacios se podrían habilitar aparcamientos subterráneos.

El nuevo planteamiento de usos para el recinto ferial plantea aprovechar las infraestructuras existentes e incluso podría implicar comprar la discoteca, que hay al lado del hotel y la cafetería del recinto. «Se trata de mantener lo existente y tratar de aprovechar al máximo sus potencialidades», matizan fuentes municipales, pero a la vez dotando al espacio de «una imagen clara y potente del recinto». La reforma también contempla la reducción de la actual plaza central para que ofrezca «una imagen menos áspera», pero con un tamaño que permitiría seguir celebrando actividades al aire libre.

Una renovación que implicará eliminar los muros que rodean toda la parcela, además de ampliar las zonas verdes y dar continuidad a los recorridos peatonales desde la avenida de Salamanca y el aparcamiento disuasorio. Además, se plantea la necesidad de crear nuevos accesos porque el único que ahora existe «es un grave inconveniente».

El Ayuntamiento también descarta la construcción de un Palacio de Congresos y apuesta por un «espacio de eventos» con capacidad para entre 1.000 y 2.000 personas. Un dotación polivalente y modulable para rentabilizar más su uso, además de apuntar la posibilidad de la necesidad de un gran hotel, con más de 200 habitaciones.​

X
X